Sarapes hechos con amor

don_manuel22

Por:  Abad Herrera.

Don Manuel un artesano que ama su labor nos platica sobre su oficio, y nos demuestra como entrega su vida a esta pasión.

Al llegar a Matanzas nos encontramos con muchos atractivos que por ende nos invitaron a observar y trabajar para capturar la esencia de la gente que ahí habita,  pues su riqueza arquitectónica y cultural no bastó para crearnos un buen sabor de boca si no también su gente amable y hospitalaria empapada de buenos valores que te dan la confianza de convivir y trabajar por perpetuar su esencia.

En Matanzas aún se conserva la buena costumbre de saludar y decir “buenas tardes”, lo cual dice mucho y le da vida a las pequeñas callecitas  adornadas por faroles y sonrisas de pequeños en revanchas por el juego de la canica.

Como primer paso decidimos echar un vistazo y realizar encuentros con personajes auténticos que nos narraran las buenas hazañas de la tierra visitada,  y así fue  cuando nos dimos cuenta que Don Manuel era un artesano icono de la comunidad que se dedicaba a la fabricación de sarapes y de inmediato lo contactamos para ser entrevistado.

El día llego, tocamos la puerta de su casa y Don Manuel gustoso nos recibe invitándonos a pasar a su taller aclarando que era pequeño pero ahí trabajaba sus sarapes muy a su manera.

Efectivamente su taller era pequeño, pero hermoso, era el escenario perfecto para darle la emoción a nuestra entrevista.

Entre cuatro paredes de adobe y un olor a lana le preguntamos hasta el mínimo detalle de la fabricación, de su sentir por hacer gabanes, procedimientos etc., para después preguntarle sobre el amor a su tierra, inmediatamente nos dijo que él ama su comunidad, pues ahí nació  también,  nos dijo que este oficio que aprendió desde sus quince años gracias a su padre, le gustaría que los jóvenes lo aprendieran detalladamente, ya que era muy bonito, pero lamentablemente ya no existía el interés por las buenas cosas de la vida. Con una sonrisa en su rostro y una mirada de anhelo también agrega que durante su trayecto ha solicitado ayuda pata fortalecer este oficio y lamentablemente nunca ha llegado.

Para finalizar la entrevista Don Manuel nos hace una demostración de su trabajo y nos da las gracias por esta labor que comenzamos, para después con un fuerte apretón de manos desearnos suerte y regresar pronto.

Así como Don Manuel en todo el municipio existen personas auténticas y muy valiosas que muchas de las veces no les damos el mérito que ellos se merecen.  Todas esas personas merecen ser reconocidas en cada oportunidad puesto que son las encargadas de darles la esencia a los pueblos gracias a sus talentos y formas tradicionales de ver la vida.

De nuestra parte trabajaremos a base de nuestros talentos y entrega para ser los voceros de tantas historias y oficios para que de esta forma sean reconocidos y como tal se genere el sentimiento de identidad.

Yo Amo Ojuelos…

Be the first to comment on "Sarapes hechos con amor"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*