Antecedentes del fútbol. Un deporte colmado de historias

1910330_1104429746275489_3064714050550443141_n

Por: Lic. José Adrián Sánchez Hernández

El siglo XIX, vio nacer de entre las clases altas de Inglaterra, un deporte que en la actualidad podemos considerarlo como  el más popular a nivel mundial: el fútbol. Aunque no podemos negar que el fútbol comparte características con otros juegos practicados desde tiempos remotos por diversas civilizaciones, al menos en la concepción moderna en que se concibe este deporte, tiene su origen en algunas de las prestigiosas universidades inglesas como Cambridge, Westminter, Harrow, Oxford y Charterhouse donde la práctica del fútbol se formalizó, configuró y reglamentó de una forma muy similar a como lo conocemos hoy en día.

Posteriormente, una vez que el fútbol moderno dejó de ser una práctica meramente colegial, al llegar a otros estratos sociales y al expandirse su práctica a otras naciones,  se conformaron los primeros clubes europeos, siendo algunos de ellos: el Royal Londón (1866), Queens Park Club (1867), Stoke City (1868),  Bolton Wanderes (1869) Sheffiel Wednesday (1870), Nottingham County (1871), Atlético Bilbao (1898), Real Madrid (1902) entre otros; mientras que la llegada de este deporte al continente americano, tuvo lugar a través del mercantilismo europeo, en el que marineros e inmigrantes ingleses aficionados a este deporte desembarcaban en los puertos de Chile y Argentina, principalmente a finales  siglo XIX.

Para 1904, se celebró una reunión con representantes de las delegaciones de Alemania, Bélgica, Dinamarca, España, Holanda, Suecia y Suiza, la razón era crear un organismo que regulara, reglamentara y organizara la práctica del fútbol desde un ámbito internacional, misma que culminó con la creación de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) organismo que desde su fundación se encargó de afiliar las delegaciones deportivas de todas las naciones que practicaban dicho deporte. Para 1932, este organismo europeo ya había afiliado a 15 delegaciones sudamericanas, entre ellas México, cuya afiliación data de 1929, algo que puede causar algo de extrañeza si concideramos que en esos momentos el país pasaba un momento problemático por la persecusión religiosa (Guerra Cristera) emprendida durante el gobierno de Plutarco Elías Calles (1924-1928).

En la actualidad, pese a ser el deporte con más aficionados y el más practicado en el mundo,  el fútbol se encuentra rodeado de polémicas. Hay quienes lo ven como un medio de entretenimiento de masas que manipula y distrae la atención de los aficionados de asuntos de mayor importancia que se suscitan en su entorno, se habla también de la corrupción existente dentro de las organizaciones como la misma FIFA, del arreglo de partidos en competencias internacionales, de la implementación de la tecnología en el terreno de juego, sobre el consumo de sustancias ilícitas para mejorar el rendimiento de los jugadores, entre otras. Sin embargo, es verdad que también nos regala momentos emocionantes que en ocasiones van acompañados de un deleite visual, quizá hemos visto en documentales las hazañas de Franz Beckenbaur en la final de la euro de 1972, o tal vez hayamos visto el cobro de penal del checoslovaco Antonino Panenca, en la Euro de 1976, el par de goles de  Maradona a la selección de Inglaterra en el mundial del 86, y que decir de la forma y estilo de jugar de la selección brasileña que disputó el mundial del 2002.

Podemos recurrir a la historia y poner como testimonios cientos de acontecimientos que han tenido lugar dentro de un partido de fútbol y que pueden llamar considerablemente nuestra atención, pues detrás de lo que podemos considerar como una actividad meramente deportiva podemos encontrar la aplicación de valores morales, de actitudes positivas, e inclusive de ejemplos de vida, como ejemplo, el escritor uruguayo Eduardo Galeano nos relata, un caso muy llamativo en el que durante un partido, quedó demostrada la valentía y el honor de un equipo de fútbol ucraniano en el tenor de la ocupación alemana durante la Segunda Guerra Mundial, sobre dicho acontecimiento, Galeano nos describe: “fue en 1942 cuando tuvo lugar un partido entre alemanes y los jugadores del club ucraniano Dínamo de Kiev. En plena ocupación alemana, ellos cometieron la locura de derrotar a una selección de Hitler en el estadio local. Le habían advertido: —Si ganan mueren. Entraron resignados a perder, temblando de miedo y de hambre, pero no pudieron aguantarse las ganas de ser dignos. Los once fueron fusilados con las camisetas puestas, en lo alto de un barranco, cuando terminó el partido”.

En nuestro pueblo, no importa que día de la semana sea, ni si el sol cae a plomo o si se avecina una fuerte lluvia. El fútbol se práctica. Ya sea en el torneo de barrios, en la liga intersemanal, la liga Master , en el torneo infantil, la liga femenil o la liga dominical. Diariamente es común ver por la calle amigos y familiares que llevan consigo su mochila, la cual, contiene el uniforme: la casaca, el short, las medias y los tacos. En ocasiones, se ven  jugadores que van acompañados con sus hijos;  los sábados, es el turno de que los padres alienten a sus hijos. Entre semana y los domingos, se ven llegar a la deportiva jugadores de varios equipos, sus casacas les dan identidad, pues vasta con distinguir en un extremo del campo los bicolores rojo y azul marino de un equipo;  y en el otro extremo, 11 casacas en color vino, para inferir “Hoy jugarán el Atlante de Ojuelos vs Jalisco”. Y por supuesto, en cada partido no faltan los camarillas que se dan cita para tan solo para ver el juego, esperar el silbatazo final y  acompañar al equipo por “el refre”.

Be the first to comment on "Antecedentes del fútbol. Un deporte colmado de historias"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*